Una Cultura de Grandes Misterios : Las Momias de Nazca

Descubrimiento de Momias Humanoides Extraterrestres en Nazca

El hombre siempre en la búsqueda de su pasado a ido descubriendo rastros de sus ancestros y antiguas civilizaciones para poder entender de donde proviene y cuál fue su origen o comienzo en su historia en la vida, encontrándose con muchas explicaciones y descubrimiento arqueológicos que tratan de aproximarse o resolver, pero que aun no satisfacen las grandes preguntas e inquietudes de su razonamiento.

Cuando el hombre cree haber encontrado el eslabón perdido de su origen como es el caso de las «famosas momias halladas en el desierto de nazca y palpa» , pensando que puede ser un vinculo con su remoto pasado y encontrar respuestas que vinculen su existencia con seres de otros planetas y salir de la gran interrogantes de: ¿Si estamos solos o no en el universo?, es aquí donde comienza y se habré muchas preguntas a su sus inquietudes y se complica más encontrar un rastro de conexión con su pasado.

Encontrando Rastros de un Pasado Futuro: Nazca

En esta cultura milenaria se han encontrado momias de estaturas pequeñas con una antigüedad de mas de 1,700 años, con unas característica peculiares, viéndose una forma de humanoides con manos alargadas y falanges de tres dedos largos y una cráneo de forma ovalada que indican los arqueólogos que están haciendo estudios que son probablemente seres de otros planetas( alienigenas) que fueron momificados.

Este descubrimiento a puesto a muchos científicos investigadores y nacionales y internacionales a tomarse el tiempo y visitar el Perú para conocer y hacer estudios más precisos para corroborar la veracidad de esta hallazgo arqueológico, como tomografías, rayos x, análisis de ADN, comprobación del carbono 14 y otros estudios que a merita el caso.

Toda esta información a logrado que muchos estudiosos de los antiguos astronautas corroboren sus hipótesis, que fuimos visitado en tiempos antiguos por seres que viajaban y venían de otros mundos y explorar sistemas solares como fue el nuestro y que caminaban y vivían entre nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *